Blog Pyggpot


El origen del nombre “Pyggpot”


Por Raúl Fernández socio Fundador de Pyggpot

 

Con toda la tecnología al servicio de las finanzas y la banca, hoy es difícil pensar dónde los humanos ocultaron sus objetos de valor en tiempos remotos.

Las alcancías (como el chanchito de nuestro logo) se han convertido en un ícono perdurable para la educación financiera, una herramienta para enseñarles a los niños sobre la importancia de ahorrar dinero. El poder de este símbolo está tan arraigado en la cultura que ahora trasciende las monedas físicas y nosotros lo hemos incorporado en nuestro sello, es lo que nos mueve, generar valor a través del ahorro y la maximización de nuestros recursos.

Te imaginarás, que la alcancía  solía ser mucho más que una simple reliquia de la infancia. El concepto de guardar dinero en efectivo en objetos ahuecados ha existido por casi seis siglos, antes incluso de que los bancos fueran soñados.

El sitio de marketing Financial Brand analizó en profundidad los orígenes de la alcancía:

“Antes de la creación de instituciones bancarias de estilo moderno, la gente comúnmente almacenaba su dinero en casa, no debajo del colchón (o estante), sino en tarros de cocina comunes. Durante la Edad Media, el metal era caro y rara vez se usaba para el hogar. En cambio, los platos y las ollas estaban hechos de una arcilla de color naranja llamada pygg. Cuando la gente podía ahorrar una o dos monedas más, la dejaban caer en una de sus jarras de arcilla: una pygg pot“.

Con el tiempo, “pygg” evolucionó con el alfabeto inglés, convirtiéndose en “pigge” y, finalmente, “pig”. Eso explica por qué los alfareros del siglo XIX en Inglaterra comenzaron a fabricar vasijas con forma de cerdo cuando las personas pedí an bancos de pigmeos. Pudo haber sido accidental, pero la modelo ha estado con nosotros desde entonces.

Ahí nuestro nombre, ahí nuestro espíritu.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


Comentarios